Autoridades brillan por su ausencia mientras establecimientos nocturnos prenden la “juerga”

Pese a que hasta los momentos no se ha autorizado la puesta en funcionamiento de discotecas o lugares de diversión, esto parece no importar mucho a las autoridades, en vista de que en todos estos establecimientos del distrito de Huánuco y Amarilis se expenden licores y se organizan grandes “juergas” que se alargan hasta la mañana del día siguiente.

Aunque los efectivos policiales y otras instituciones venían realizando los respectivos operativos para fiscalizar y clausurar estos establecimientos, durante este mes de diciembre ha sido muy poca la acción, solo con recorrer los distintos sectores donde funcionan estos espacios (discotecas) que ahora son denominados “restobares”, se evidencia la gran cantidad de personas y por ende el sonido de la música abarca cuadras completas.

Recordemos que Erick Ferruzo Suárez, gerente económico de la Municipalidad de Amarilis, informó que los operativos en los establecimientos que incumplen las normas se seguirán desarrollando en toda la jurisdicción mientras esté la emergencia sanitaria, pero estos han disminuido considerablemente, muestra de ello, es que en las plataformas informativas del gobierno distrital no se han observado más resultados de estas fiscalizaciones.

El equipo del Diario Ahora pudo conversar con un taxista adscrito a una de estas discotecas con fachadas de “restobar”, quien no quiso identificarse, y nos aseguró que en el establecimiento donde presta su servicio, parece que no existiera la COVID-19 y las celebraciones se prolongan toda la noche.

“La gente hace su fila, entra a la discoteca, en muchos casos pasan sin presentar el carnet de vacunación y disfrutan toda la noche. Serenazgo sabe lo que pasa, porque ellos a veces se detienen por unos segundos frente al establecimiento”, dijo.

Remarcó que antes la policía o los organismos del Estado llegaban al inicio del toque de queda y la gente se retiraba: “Pero eso ya no pasa, los clientes siguen disfrutando”.

Por su parte, Andreina, una joven vecina de un establecimiento en la ciudad de Huánuco, reveló que los fines de semana la música se escucha en toda la cuadra y la policía pasa a cada momento y “se hacen los oídos sordos”.

“Antes sí se veían los operativos, ahora no, parece que se olvidaron que todavía existe el virus y ahora con la nueva variante estamos expuestos todos. El llamado es a que hagan cumplir la ley”, dijo.

Cabe destacar que, en estas fechas decembrinas, las autoridades nacionales han estipulado que en Navidad y Año Nuevo están prohibidas todas las celebraciones que contemplen aglomeraciones, inclusive las familiares, la pregunta que se hacen los vecinos de estos establecimientos nocturnos es si las autoridades están preparadas para hacer cumplir las leyes o dejar que Huánuco y Amarilis sean una ciudad donde se hace lo que la gente quiera, es decir, un pueblo sin ley. 

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Bloqueador de anuncios detectado!!!

Hemos detectado que está utilizando extensiones para bloquear anuncios. Por favor, ayúdenos deshabilitando este bloqueador de anuncios.