América Latina sanciona autogolpe en Venezuela

En Latinoamérica y el mundo se levantó un fuerte rechazo al golpe de Estado impulsado por el cada vez más aislado gobierno de Nicolás Maduro.
El líder opositor Henrique Capriles calificó lo sucedido como un “madurazo” y lo comparó con el autogolpe de Alberto Fujimori en 1992. La AN pidió al ejército venezolano que defienda la democracia tras ser anulada por el actual régimen. El presidente de dicha entidad, Julio Borges, rompió en pedazos la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, controlado por el chavismo, y lo calificó de ‘basura’.
También la OEA fue contundente y condenó la decisión del gobierno de Maduro. El presidente Pedro Pablo Kuczynski retiró de forma definitiva al embajador peruano en dicho país.
La oposición venezolana acusó al presidente Maduro de ejecutar un “golpe de Estado”, después de que el Tribunal Supremo —de tendencia chavista— decidió retirar las competencias a la Asamblea Nacional, con mayoría opositora, por encontrarse en “desacato”.
Por su parte Nicolás Maduro ha resaltado la potestad le del Tribunal Superior de Justicia que se vio obligado a tomar la decisión luego que la Asamblea Nacional desacatara la prohibición de juramentar a cuatro congresistas cuestionados. En la oposición sin embargo atribuyen la medida al deseo del Ejecutivo de promover una ley que permita la asociación del Estado y la empresa privada en la gestión de los hidrocarburos, ley que no tenía consenso.