179 casos sospechosos de contaminación con metales pesados en Huánuco, Ambo y Amarilis

  • Mujeres se encuentran más expuestas a intoxicación con plomo, arsénico y mercurio 
  • También se han reportados en San Miguel de Cauri y Jivia 

Se han detectado 179 casos sospechosos de contaminación con plomo, arsénico y mercurio en las localidades de Jivia, Amarilis, San Miguel de Cauri, Ambo y Huánuco, hasta el año pasado.  

Así indicó María Arana Zegarra, coordinadora  nacional para la Promoción de la Salud del Ministerio de Salud al Diario Ahora. 

Explicó que los casos reportados se vienen dando en zonas con pasivos mineros. O sea que han sido afectadas con vertimientos de relaves mineros y volcadura de hidrocarburos en los ríos, o donde también existen minas abandonadas, “que no han tenido un proceso de cierre y que continúan expuestas a la población”.   

Cabe precisar que el 28 de febrero pasado se reportó una contaminación por relave minero en las aguas del río Higueras, afectando el abastecimiento de agua en los distritos de Huánuco, Pillco Marca y Amarilis. 

“Según la oficina de Epidemiología de la Diresa, estos casos sospechosos de contaminación de metales pesados se están dando mayormente en mujeres adultas, entre los 20 y 45 años”, sostuvo la coordinadora. 

Mujeres en riesgo 

Aseveró que aunque se cree que el grupo más expuesto a este tipo de contaminación son los varones, por sus precarias condiciones de trabajo, sin embargo, las mujeres se encuentran más expuestas, ya que tienen contacto diario con el agua contaminada y con la ropa de trabajo de su esposo.  

“Los metales pesados se encuentran más concentrados en el agua, la ropa, suelo, las mujeres están expuestas al lavar estas ropas”, precisó. 

Asimismo, otras de las posibles formas de contaminación son el “arrastre” de los metales pesados al hogar, a través de los zapatos y la indumentaria de trabajo del varón.  

Ocasionando que los demás miembros de la familia terminan intoxicándose con los metales pesados.  

“Cuando la minería se produce de manera ilegal y sin control, puede existir que esto cause vertientes al agua o cause estos llamados “accidentes”. El accidente no es porque sucedió por la mano de Dios, sino porque no se cumplió con un parámetro de cuidado, porque hubo un descuido”, aclaró Arana.  

“Si han existido derrames de relaves mineros, volcaduras de derrame de petróleo, volcadura de cisternas, entonces lo más probable es que la población se encuentre contaminada. Los hidrocarburos pueden causar daños irreversibles a la salud”, acotó.

Aseveró que los metales pesados terminan infectando las plantas de tratamientos de agua, e incluso pueden afectar el agua subterránea, incrementando las posibilidades de contaminación de los campos, los productos agrícolas y las reservas ecológicas.  

Causas en la salud 

“Deben tener remediación de los pasivos ambientales para proteger a la población, ya que las minas abiertas podría generar problemas irreversibles a la salud de la población”, afirmó.     

Adelantó que la exposición al plomo “causa déficit cognitivo sobre todo en niños, el mercurio causa afectaciones neurológicas y el arsénico causa algún tipo de cáncer. Esto depende del tiempo y la concentración que la población se ve expuesta”.     

Sostuvo que como acciones preventivas se viene promocionando el fomento de estilos de vida saludables, tales como la utilización de agua que no contenga metales pesados, también que se realice la higiene del hogar sin levantar polvo y se lavan constantemente las manos, en especial los niños.  

“Se está priorizando que se realice la limpieza de las casas usando trapos húmedos y que se recoja con cuidado los metales pesados que existen en la tierra. También que los menores no coman sus alimentos con las manos sucias”, sostuvo la coordinadora. 

Del mismo modo, Arana recomendó que los mismos trabajadoras laven sus ropas y viertan el agua a una zona inaccesible y no al desagüe o se rehúse para otras actividades.  

Resaltó que lo más importante es la prevención y por lo tanto los usuarios deben identificar cuando hay cambios en el agua y los alimentos. Asimismo, reportar a las autoridades de salud. 

EL DATO

María Arana adelantó que una de las medidas preventivas es implementar sistemas en las plantas de tratamientos de agua que puedan eliminar los metales pesados y disminuir la contaminación en la población.