Salud Sexual || Mitos sobre la «estrechez» vaginal y el placer

Ha habido muchos mensajes culturales que han llevado a la gente a considerar la «estrechez» (vs. «soltura») de sus vaginas como algo central para el placer sexual – las cremas, los regímenes de ejercicio y las cirugías pregonan el beneficio de una vagina «ideal». Pero, ¿ideal para quién?

Muchas de estas afirmaciones son problemáticas, científicamente infundadas y predominantemente basadas en el mito.

La vagina está hecha de un tejido altamente elástico, apoyado por una serie de músculos mayormente horizontales en el suelo pélvico. La longitud y el ancho del canal vaginal no muscular varía ligeramente de una persona a otra.  Su tamaño y forma también es dinámico y cambia a lo largo del ciclo.

Este tejido vaginal puede estirarse y luego volver al mismo tamaño. Puede cambiar ligeramente a medida que envejeces y después del parto. Pero la mayoría de los cambios que se sienten, son más probables debido a los cambios en los músculos del suelo pélvico.

Las copas menstruales, los tampones y las relaciones sexuales con penetración frecuente tienen pocas probabilidades de cambiar el tamaño de la vagina, o de tener un impacto en el placer sexual.

La sensación de «estrechez»

Durante el sexo está determinada principalmente por los músculos del suelo pélvico alrededor de la vagina. Pero no siempre de la manera que se podría pensar. Estos músculos se contraen y relajan dependiendo de lo excitado que estés. Cuando te sientes excitada, los músculos se relajan, haciendo que tu espacio vaginal sea menos estrecho, o «más suelto» . Cuando te sientes ansioso, los músculos se comprometen más y se «tensan».

En lugar de concentrarse en el tamaño, la mayoría de la gente está mejor considerando factores que son más importantes para el placer sexual, como la excitación y la lubricación. Es más probable que el suelo pélvico influya en el sexo si alguien acaba de tener un bebé o si se encuentra en una fase posterior de la vida, cuando recuperar fuerzas puede ayudar a que se sienta de vuelta a su norma personal—todavía se necesita más investigación al respecto. Un suelo pélvico sano también puede influir en el sexo al prevenir el prolapso y la incontinencia.

Te puede interesar

Salud Sexual || La vaginitis: tipos, síntomas, causa y factores de riesgo